Importancia del Ejercicio Físico

Importancia del Ejercicio Físico

 

El ejercicio físico es sumamente necesario e importante para poder llevar un estilo de vida saludable, si este se complementa además con una dieta balanceada y a su vez se limita el consumo de sustancias dañinas como el tabaco o las drogas.

¿Por qué es tan importante el ejercicio?

La importancia del ejercicio se debe al hecho de que es una de las mejores formas de poner en movimiento al organismo entero, desgastando las energías que se acumulan gracias al consumo de grasas y estimula el funcionamiento adecuado de todos los órganos y tejidos del cuerpo.

Además, se considera que el ejercicio físico no sólo contribuye a llevar una vida saludable a nivel fisiológico si no también a nivel mental y emocional porque eleva los niveles de autoestima, la actitud positiva hacia la vida y puede hacer que las personas se sientan con más energía en su vida cotidiana.

El ejercicio es importante porque a través de él se logra evitar diversos tipos de enfermedades, desde pequeñas gripes y virus hasta serias complicaciones como un ataque al corazón. El ejercicio logra poner en movimiento todas las células de nuestro organismo, reduciendo los niveles del colesterol considerado malo y subiendo el colesterol bueno, bajando los niveles de estrés y aumenta la energía.

Las actividades físicas, son especialmente recomendadas para aquellas personas que necesitan bajar de peso y limitar o eliminar la formación de tejidos grasos en su organismo.

¿Por qué debo hacer ejercicio?

El ejercicio es parte esencial de un estilo de vida saludable. Con el ejercicio logramos prevenir problemas de salud, desarrollamos resistencia, tenemos más energía y logramos reducir el estrés. También puede ayudarnos a mantener un peso corporal balanceado y a controlar el apetito.

¿Qué beneficios se obtienen del ejercicio?

  • Logramos reducir el riesgo de padecer de alguna enfermedad cardíaca, hipertensión arterial, diabetes, osteoporosis y obesidad.
  • Mantenemos la flexibilidad en las articulaciones, ligamentos y tendones lo que facilitará los movimientos y disminuirá las probabilidades de sufrir caídas.
  • Reduce algunos de los efectos del envejecimiento, como la osteoartritis.
  • Contribuye al bienestar mental y ayuda a contrarrestar la depresión.
  • Ayuda a aliviar la ansiedad y el estrés.
  • Aumenta la energía y la resistencia física.
  • Mejora el sueño.
  • Ayuda a mantener un peso ideal.
  • Acelera el metabolismo (la velocidad en la que el cuerpo quema las calorías).

¿Puede hacer ejercicio cualquier persona?

Todos pueden obtener beneficios al realizar alguna actividad física. La mayoría de las personas pueden empezar a haciendo ejercicios por su cuenta a un ritmo lento. Si nunca ha realizado alguna actividad física, empiece con pequeños períodos de 10 minutos de ejercicio.

Si está padeciendo de alguna enfermedad que el médico está controlando, hable con él antes de iniciar un programa de ejercicios diarios. Incluso, si tiene alguna discapacidad física que limite la capacidad de moverse y de ejercitar alguna parte de su cuerpo, el médico puede ayudarlo a incorporar ejercicios para mejorar su estado de salud en general.

¿Cuánto ejercicio necesito hacer?

Lo recomendable es hacer ejercicio por lo menos 30 minutos, 5 veces a la semana. Sin embargo, la mayoría de las personas necesita empezar de forma  gradual. 2 o 3 veces a la semana por 20 minutos. Cuando ya se sienta cómodo, vaya aumentando poco a poco la cantidad de tiempo y de días que le dedica al ejercicio en la semana.

 

¿Qué tan intenso debe ser el ejercicio que tengo que hacer para obtener beneficios para la salud?

Hacer solo un poco de ejercicio es mejor que no hacer. Empiece con una actividad que disfrute y que sea capaz de realizar cómodamente. Aprenda a tomarse a calcular su ritmo cardiaco y el pulso.

Para tomarse el pulso, cuente la cantidad de latidos durante 10 segundos. Luego debe multiplicar este número por 6 para saber el número de pulsaciones por minuto. Por ejemplo, si está sentado y cuenta 12 pulsaciones en 10 segundos, debe multiplicar 12 x 6 para obtener 72 pulsaciones por minuto.

Para calcular el ritmo cardíaco deseado, reste su edad (en años) de 220.  Éste es el ritmo cardíaco máximo. Para calcular el ritmo cardíaco deseado, multiplique ese número por 0.80.

Por ejemplo, si tiene 40 años de edad, reste 40 de 220, lo que le da un ritmo cardíaco máximo de 180 (220 – 40 = 180). Luego multiplique este número por 0.80, lo que le da 144 (180 x 0.80 =144). Su ritmo cardíaco deseado será 144 pulsaciones por minuto.

Lleve el control de su progreso

Haga un registro de su entrenamiento diario para que pueda controlar el progreso. Escriba qué ejercicio hizo y en cuánto tiempo. Existen sitios web gratuitos y aplicaciones para dar seguimiento a su progreso.

Busque un compañero para hacer ejercicio

Un compañero de ejercicios puede ayudarte a mantenerte motivado cuando no tengas ganas de hacer ejercicio. Es menos probable que dejes de hacer ejercicio si hay alguien que cuenta con su compañía. Y cuando vaya alcanzando sus metas físicas, tendrá alguien con quién celebrar.