Recomendaciones diarias para mejorar nuestra salud

Recomendaciones diarias para mejorar nuestra salud

 

Para disfrutar de una vida plena y sana basta con modificar algunos hábitos. Algunos cambios sencillos como corregir la postura, variar nuestra dieta, cultivar el intelecto o cuidar las emociones provocarán una mejoría en tu salud.

Claves para mejorar tu salud

  1. Cuida tu cuerpo: La prevención y la detección temprana de las enfermedades son uno de los pilares básicos para mantener un buen estado de salud. Además de tener hábitos de vida saludable, la vacunación es necesaria para la prevención de ciertas enfermedades. De ahí que, sea fundamental hacer la realización de chequeos médicos periódicos es una inversión que contribuye al mayor beneficio, de tu salud.

  1. ¡Esa postura! El dolor de espalda es uno de los malestares más comunes y más sencillos de prevenir. Haciendo ejercicios de flexibilización con yoga o pilates, potenciando la musculatura dorsolumbar y abdominal por medio de

La natación o el gimnasio son pequeños cambios con los que puedes prevenir enfermedades en la columna vertebral. De esta manera prevendrás el dolor en la espalda y ganarás en bienestar.

  1. Come sano y haz ejercicio: Cualquier persona que desee mejorar su estado de salud, debe de mejorar la dieta y aumentar el ejercicio físico. Ponerse en forma nos ayudará a reducir los factores de riesgo cardiovascular, además actuará como un excelente relajante emocional. Practica algún deporte de forma habitual y ponte objetivos realistas.

  1. Duerme lo suficiente: No podemos mantenernos sanos sin dormir. De hecho, dormir (7-8 horas) con un sueño de calidad es fundamental para mantener una vida saludable. Si duermes poco o mal, aumentará el riesgo de padecer algunas enfermedades y disminuirá tu calidad de vida. Recuerda que dormir bien es salud.

  1. Dale trabajo a tu cerebro: Está confirmado que las personas que son más activas cerebralmente, están más protegidas en contra del deterioro cognitivo, lo que significa bienestar y prevención de enfermedades como la demencia o el alzhéimer. Para lograrlo es necesario que te mantengas activo socialmente, lee periódicos, libros, disfruta de buena música y la pintura, aprende un nuevo idioma ó a tocar un instrumento, realiza pasatiempos, ¡Dale trabajo a tu cerebro!

  1. ¡Mójate!: El agua es vital para el cuerpo humano, nunca esperes a tener sed para beber agua, eso significa que ya estas deshidratado e intenta nadar por lo menos una vez por semana.

  1. Reserva 5 minutos al día para relajarte: Aunque los factores de riesgo más conocidos son el tabaco, colesterol, hipertensión, está comprobado que los factores psicológicos son desencadenantes de muchas enfermedades cardiovasculares como la angina de pecho, el ictus o el infarto de miocardio. Reduce el consumo de sustancias estimulantes y disfruta de actividades que sean relajantes música, ejercicios, respiración, vivir sin estrés es el secreto de una vida que sea longeva y de calidad.

  1. Mira el cielo a diario: Tus ojos se resecan mucho cuando le damos un uso continuo a nuestro tú computador o smartphone. Esto puede dañarlos porque genera una vista cansada e incluso estrés visual y miopía. El mejor consejo para evitar estas molestias es intentar mantener la pantalla del computador al menos a 50 cm de distancia y aplicarte colirio.

  1. ¡Sonríe!: La sonrisa es una fuente de bienestar y calidad de vida y a través de ella logramos proyectar una imagen más atractiva, y favorece que otras personas positivas y entusiastas deseen aproximarse a nosotros. Si te ríes, liberas estrés y ansiedad, ganarás salud física y emocional de manera inmediata.

  1. Quiérete mucho: Si alguna parte de tu cuerpo no te gusta, sigue los consejos anteriores: realiza algún deporte, haz una dieta equilibrada, maneja el estrés y abandona los malos hábitos. Además, la dermatología y la cirugía estética te ofrecen variadas soluciones, ya sea para corregir, como para mejorar (cirugía láser ocular, blefaroplastia, rinoplastia, aumento de pecho, etc.).

Todos los consejos y sugerencias mencionados anteriormente son realmente eficaces. Sin embargo, el más importante de todos es querernos a nosotros mismos, ya que todos los cuidados que podamos darnos partirán de una buena autoestima.

Por eso, la principal relación que debes forjar es contigo mismo, valorándote, reconociéndote y respetando tu templo sagrado que es tu cuerpo, cuando logramos comprender que no existen dietas, ni planes extraordinarios para llevar una vida plena y saludable, sino que todo parte de la relación que tengamos con nosotros mismos, de lo que creemos merecer y que dependiendo de estos conceptos actuaremos en consonancia. Es decir, si me quiero mucho me cuido mucho, y si me quiero poco me cuido poco. Por eso, destacamos que lo más importante de todo, más que un hábito es una cuestión de conciencia y reconocimiento a nuestro ser.

Cabe preguntarnos ¿me quiero tanto como para darle a mi vida y a mi cuerpo estos maravillosos regalos? ¿Realmente es mi cuerpo mi templo sagrado? ¿Tomo decisiones que así lo demuestren?.